Instituto de Física y Astronomía

y Centro de Astrofísica de Valparaíso

25 de Enero, del 2018

El día 27 de noviembre de 2017 Ignacio Araya defendió su tesis doctoral con éxito y distinción completando todos los requisitos para obtener el grado de Doctor en Astrofísica en el Instituto de Física y Astronomía (IFA) de la UV. Su tutor fue el profesor Michel Curé. El tema de su tesis trata de modelos teóricos de vientos estelares que emiten estrellas masivas, permitiendo sacar conclusiones importantes sobre la evolución de estas estrellas y los mecanismos asociados a la pérdida de masa. Ignacio Araya ha desarrollado toda su formación académica en la Universidad de Valparaíso.
 Luego de finalizar su pregrado en la carrera de Licenciatura en Física, mención Astronomía, continuó estudios en los programas de postgrado de la especialidad, cursando exitosamente el Magister y posteriormente el Doctorado en Astrofísica, que
también imparte la UV.
Todo esto parece bastante normal, pero hay que destacar otro hecho posterior que cambió los planes del joven astrónomo del cielo a la tierra: A días de graduarse se abrió un llamado a concurso para diferentes cargos de profesor en la Universidad Mayor
en Santiago. Postuló y en tiempo récord consiguió el puesto. El astrónomo de 30 años fue contratado para formar parte del claustro académico del Núcleo de Matemática, Física y Estadística de la institución y pasó a ser el profesor de las cátedras de biofísica y matemática, que impartirá el plantel a sus alumnos de pregrado a partir de marzo.
“Hablando con mis nuevos colegas me comentaban —algunos de ellos —que estuvieron entre dos y cuatro años buscando una fuente estable de trabajo. Otros debieron realizar dos investigaciones postdoctorales para recién ahora poder firmar el anhelado contrato de jornada completa y de tiempo indefinido. En mi caso y a pesar de que no estaba en mis planes, ni siquiera llevo un mes de graduado del doctorado y conseguí el puesto”, afirma. El IFA felicita a Ignacio por este éxito y desea lo mejor para su futuro profesional.

19 de Enero, del 2018

Recientemente, tres estudiantes de nuestro programa Doctorado en Astrofísica consiguieron el título de Doctor presentando la defensa de sus tesis correspondientes con éxito y máxima distinción. Una de ellos es  Catalina Arcos Carvajal, que defendió  el 28 de noviembre su tesis de doctorado sobre su estudio estadístico y de variabilidad de estrellas Be (bajo la tutoría de los profesores Samer Kanaan y Michel Curé).  Catalina Arcos es la primera mujer que obtuvo el título de Doctor de Astrofísica de la UV, y  ya fue nombrada profesora del IFA, como sucesora del profesor  Dr. Samer Kanaan, quien renunció por motivos personales. La contratación de Catalina se efectúa en el marco de un proyecto inserción de Capital Humano Avanzado de CONICYT, enfocado en el estudio de las estrellas Be, un grupo de estrellas jóvenes, masivas y de alta  temperatura, caracterizadas por una rotación tan rápida que pierden masa alrededor de su ecuador formando un disco circumestelar de gas caliente. Este disco emite típicas líneas de emisión de hidrógeno en su espectro que permiten sacar conclusiones importantes sobre la evolución de las estrellas masivas y los mecanismos asociados a  pérdida de masa.

 En una entrevista reciente, Catalina Arcos destaca que es un buen momento para estudiar Astronomía y en Chile con mayor razón,  por las ventajas indiscutidas que ofrece el país, que posee los mejores cielos para la observación e investigación astronómica.  “Además la astronomía es una carrera apasionante, que ofrece grandes oportunidades y recompensas  de desarrollo profesional y personal.  Es muy usual viajar mucho a distintos países,  para presentar sus trabajos en conferencias y congresos,  conocer gente de otras culturas y poder hablar otros idiomas y   trabajar con los últimos avances  que ofrece la ciencia y tecnología”, concluye.

Catalina Arcos, la nueva profesora del IFA 

Representación artística de una estrella Be, rodeada por un disco de gas caliente  

Diciembre 22, del 2017

El día 20 de diciembre la comunidad IFA tuvo el agrado de presenciar la defensa de la tesina de Catalina Zamora, correspondiendo al final de la Licenciatura en Física, mención Astronomía. Catalina mostró durante su presentación los resultados  muy interesantes de su investigación  sobre le actividad de la joven estrella  TWA7, todo esto claramente producto de su arduo trabajo y dedicación, apoyado  su profesora guía Dra. Amelia Bayo. Preguntamos a Catalina cual fue su experiencia durante sus años de estudio en la universidad, y ella animosamente nos respondió:

 "Estoy super contenta de concluir esta etapa, pues es muy fácil desmotivarse dentro de la carrera, pero lo importante siempre es perseverar y tener claro nuestros objetivos y a donde queremos llegar y lo logré.  Estoy muy agradecida de mi maestra la Profesora Amelia, quien me enseño todo lo que se de investigación, además de a todos los profesores que me enseñaron muchísimas cosas, a mis amigos que han sido un pilar fundamental durante este proceso y bueno por ultimo a mi familia pues sin ellos no estaría aquí básicamente." 

 

 

17 de Enero, del 2017

 La exposición itinerante de astronomía “El Universo como máquina del tiempo” llegó al Museo Marítimo Naval de Valparaíso, culminando así su recorrido de casi dos años por establecimientos educacionales y otras instituciones de la Quinta Región. Está abierta para todo público hasta el 31 de marzo de 2018. La exposición, desarrollada por el Instituto de Física y Astronomía (IFA) y la Dirección de Extensión y Comunicaciones de la Universidad de Valparaíso, está compuesta por 22 láminas dispuestas en 11 paneles luminosos, conteniendo alrededor de ochenta fotografías y representaciones artísticas de la Vía Láctea, objetos estelares y extragalácticos, como también imágenes icónicas de nuestro planeta. El propósito es mostrar imágenes de objetos astronómicos, comparando sus edades y distancias con eventos que marcan la historia geológica y biológica de la tierra, como son la extinción de los dinosaurios, hace 65 millones de años, el último Pangea, hace 250 millones y los 13.800 millones de años que nos separan del Big Bang. Así busca que los visitantes logren comprender las dimensiones de tiempo y distancia del Universo y su relación con la Tierra en forma fácil, pedagógica y visualmente atractiva.

Link: http://www.museonaval.cl/noticias-prensa/831- expoeluniverso2018.html
Museo Marítimo Naval
Paseo 21 de Mayo Nº 45 (frente al ascensor Artillería)
Cerro Artillería, Playa Ancha
Valparaíso
Martes – domingo 10:00 – 18:30 hrs (periodo estival)

 

 

Octubre, 17 del 2017.

Actualmente estamos presenciando el inicio de una nueva era de la astrofísica cuyo origen es un acontecimiento singular: por primera vez somos testigos de la fusión violenta de dos estrellas de neutrones marcando la primera detección conjunta de ondas gravitacionales y radiación electromagnética en muchas bandas. Este evento fue captado a partir del 17 de Agosto de 2017 en muchos observatorios espaciales y en la Tierra, entre ellos en el norte de Chile. Dos miembros del IFA participaron en estas observaciones cruciales: el post- Doctorado Joris Vos y la estudiante de doctorado en astrofísica, Stephania Hernández, ambos co-autores de la publicación correspondiente que salió recientemente en la revista "Nature". 

Un equipo de astrónomos internacionales logró no solo detectar sino también observar, a través de telescopios ópticos espaciales y en la Tierra, las ondas gravitacionales de una colisión de dos estrellas de neutrones. Este evento nunca antes visto fue tan relevante que su estudio mereció ser incluido en la última edición de la revista Nature, publicada a inicios de esta semana.

 Stephania Hernández, joven estudiante del Programa de Doctorado en Astrofísica de la Universidad de Valparaíso, junto a Joris Vos, postdoc del Instituto de Física y Astronomía (IFA) de la UV, aportaron datos importantes para esta investigación.

 Las ondas gravitacionales son fundamentales para entender las leyes del Universo y muestran cómo los objetos hacen que el espacio-tiempo se curve. Los científicos debieron esperar cien años, desde la predicción de su existencia por parte de Albert Einstein, en su Teoría General de la Relatividad, para su detección.

 A la fecha, las ondas gravitacionales sólo habían sido percibidas en cinco ocasiones, las cuatro primeras en eventos de agujeros negros, que no emiten luz visible. En la quinta colaboró Stephania Hernández, con la gran ventaja de que las ondas gravitacionales fueron acompañadas por ondas electromagnéticas emitidas durante y después de la colisión de las dos estrellas, captadas por avanzados telescopios en una colaboración internacional, en la cual también la estudiante de postgrado UV participó con observaciones con el New Technology Telescope (NTT) de ESO en La Silla.

  El instrumento LIGO que detectó las ondas gravitacionales del evento fue diseñado por los actuales Premios Nobel de Física 2017, los estadounidenses Rainer Weiss, Barry Barish y Kip Thorne.

  “Primero se descubrieron las ondas gravitacionales y unos días después se captó una explosión de rayos gama”, afirma Stephania Hernández. Esto habría ocurrido a una distancia de 130 millones de años luz.

  Agrega que “con las detecciones de LIGO y VIRGO se confinó la parte del cielo donde se produjeron las ondas gravitacionales, y con imágenes previas a la explosión compararon el área y determinaron el lugar exacto donde se originó el evento, la galaxia NGC4993”. La estudiante de postgrado detalla: “Hice fotometría en varios filtros y esas imágenes que tomé les sirvieron a los investigadores como referencia para poder calcular la magnitud de la explosión”. Añade que este fenómeno no tendría mayor impacto en nuestro planeta.

 

Pron.Meteorológico

Prox.Charla UV Pública

Sin eventos

Próx. Coloquio Astrofísico

Sin eventos